jueves, 21 de junio de 2018

Zahara de la Sierra (2)



12/10/97
En este día decidimos afrontar la visita al Salto del Cabrero partiendo desde El Puerto del Boyar: Comenzamos  por una pista bien señalizada, en medio de un bosque de quejigos y alcornoques, a la sombra y contemplando las paredes de la Sierra del Endrinal. La vista es amplia, limpia y a lo lejos se divisa el cortado que conforma el llamado Salto del Cabrero. Dejamos a la derecha la Sierra del Pinar, por cuya ladra discurre la carretera que lleva a Benamahoma. El camino es cómodo bajando y el personal va contento. Pronto llegamos a una casa de labranza con sus cabras, cerdos, gallinas y demás bichejos por el estilo, a partir de la cual el asunto se torne más interesante, pues nos introducimos por un sendero pedregoso, a veces, con vacas otras y senderistas que llevan nuestra misma dirección. Me separo del grupo hasta llegar a un llano donde descubro lo que puede ser la Casa de la Fuentezuela, una casita encubierta en medio del roquedo y difícil de detectar. Un nogal y un abrevadero me sirven de descanso mientras espero al resto del grupo. Los buitres leonados comienzan a hacer acto de presencia y hasta un sutil jilguero nos sofoca del calor reinante.
A partir de este punto y hasta el Salto el sendero se hace más complicado, más pedregoso, con varias cancelas y tapias que hay que saltar, y con algún que otro pincho dispuesto a dejar huella. Con el pequeño JA como mascota afronto la tarea de llegar a la meta, a la que se accede pasando un circo o gran llanura y un descenso entre peñascos. El cortado se presenta como una gran pedrera con algunos árboles y mucho silencio en derredor. El algarrobo y el quejigo se dan la mano en el aire y nosotros nos dividimos en dos grupos: uno que regresa a buscar los coches y otro que continua la marcha hasta Benaocaz. El pueblo se ve pronto, pero hasta llegar a el aún nos queda sudar la camiseta, ya que si al principio se camina por un llano donde da la sensación de hallarse en el Torcal, luego viene una bajada sinuosa y pedregosa propio de cabras bien entrenadas. Para llegar a Benaocaz se puede hacer por una calzada romana que discurre próxima a un caserío, o a través del camping, abriendo y cerrando cancelas.
Llegamos sudorosos y sedientos pero convencidos, una vez más, de haber llenado nuestras reservas de energía hasta el próximo día en que volvamos a calzarnos las botas.

jueves, 14 de junio de 2018

Libros que me acompañan



MERCEDES DE VELILLA.- Pablo Morterero Millán //Ayuntamiento de Camas//
Para mi ha sido una grata sorpresa encontrarme con que el destino me ha traído no solo al descubrimiento de este grupo de mujeres que conforman el Club de Lectura Alféizar, sino a que mi domicilio esté situado en la Calle Mercedes de Velilla, escritora de finales del XIX y principios del XX, de la que se cumplen por estas fechas cien años de su muerte. En un encuentro con el autor nos fue desvelando los secretos de la confección de este libro sobre la vida de una escritora que le tocó vivir un momento complicado para que una mujer destacase por sus escritos. A pesar de la protección de su familia y del ambiente literario que se viviese en su casa, lo tuvo difícil por causas ajenas al hecho literario. En este libro novelado, el autor nos desgrana la vida de la escritora, de la que se conoce tan poco que es un ejercicio de virtuosismo escribir sobre ella. Ya es toda una premonición la primera página con la que se abre el libro: En el libro de la vida/hay que escribir con cuidado/porque hay en él muchas hojas/que deben dejarse en blanco. Son versos de Mercedes de Velilla, poeta que tuvo el reconocimiento del propio Juan Ramón Jiménez. Publicaciones así siempre son dignas de elogio, por el público reconocimiento hacia aquellas personas que en su día no fueron consideradas como se merecían.

LECTURAS PARA MINUTOS 1.-  Herman Hesse //Alianza Editorial//
Estamos ante un libro de bolsillo que nos pone en la mano descubrir cuáles eran los pensamientos de este escritor de origen alemán que vivió a caballo entre los siglos XIX y XX. Estructurado en los apartados: Política, Sociedad e individuo, Obligaciones del individuo, Formación, escuela, educación, Religión e Iglesia, Saber y consciencia, Lectura y libros, Realidad e imaginación, Arte y artistas, Humor, Felicidad, Amor, Muerte y Juventud y vejez . Como se, todo un elenco de posibilidades en las que poder descubrir el pensamiento de un personaje tan extraordinario como fue este escritor. Las notas han sido extraídas de cartas y libros, dado que como es sabido era cosa frecuente en otros tiempos escribir cartas sin la presencia de la tecla suprimir, y aunque se podían quemar o hacerlas desaparecer de alguna manera, siempre había gente curiosa que le daba por recopilar y guardar. Ahora la podemos disfrutar otros y sobre todo nos sirve de escuela de aprendizaje, algo tan necesario en este mundo de excesivas prisas.
Ahí quedan esos textos que como dice el propio autor: El aforismo es algo así como una piedra preciosa, que adquiere más valor por su rareza y solo causa placer en pequeñas dosis.


LECTURAS PARA MINUTOS 2.- Hermann Hesse //Alianza Editorial
Al igual que ocurre en el 1, estamos ante una serie de escritos de Hesse extraídos de sus cartas y libros y que nos dan idea de cuáles eran sus pensamientos, vertebrados a lo largo de una selección que abarcan la política, sociedad e individuo, tareas del individuo, formación, escuela, educación, religión e Iglesia, saber y conciencia, lectura y libros, realidad e imaginación, arte y artistas, felicidad, amor, muerte, juventud y vejez. Como se ve con claridad, luego de detenerse en cada uno de estos apartados, es más fácil acercarse a la vida de un autor que no pasó ni pasa desapercibido. Una lectura, por tanto, recomendada.


LA SEMILLA DE LA BRUJA.- Margaret Atwood //Lumen//
Esta obra forma parte de un proyecto que trata de recrear las de Shakespeare. Algo digno de elogio si al final se consigue el propósito, porque no debe nada fácil adentrarse en los entresijos de la vida y obra del renombrado autor. En este caso, la autora se las ve con La tempestad. A mi me ha convencido su planteamiento, la estructura que le ha dado al libro y el fondo elegido, a través de una colonia penitenciaria y presos en predisposición de figurar como actores.  Cada cual se mete en su papel y nos hacen participes a los lectores, puesto que atrapa el devenir de los acontecimientos. La propia hija del director de la obra (personaje principal) se llama igual que la protagonista de la obra de S, motivo por el que el eligió esta obra para representarla en el penal. Busca una venganza, que al final consigue apoyándose en los presos, con los que la convivencia le hace intimar. Dentro de su soledad, finge que su hija muerta aún vive con el, en esa especie de ilusión infantil, de amigo invisible. Todo el mundo se entrega en la representación, creando un ambiente muy didáctico que traspasa las páginas del propio libro para llegar hasta quien lo tiene en sus manos. Adaptación novelada de la obra de S. que está muy conseguida. Un libro que convence.


viernes, 8 de junio de 2018

V Encuentro de Poesía en Úbeda




Por segundo año consecutivo he tenido el placer de asistir en Úbeda al Encuentro de Poetas, que bajo la batuta de Isabel Rezmo e Inma J.Ferrer nos ha acogido entre sus históricos muros. En esta ocasión partí desde Sevilla con la compañía de M. Bullón, que asistía por primera vez.


Los actos oficiales comenzaron el viernes 1 de junio en el hotel donde nos hospedábamos. Fue un momento emotivo porque nos fuimos encontrando compañeros del año pasado, que a través de los medios sociales hemos estado en contacto durante todo el año. Por supuesto que también tuvo lugar el conocimiento de otras personas que me eran desconocidas, pero que al estar todos en la misma onda, el ambiente es muy agradable. Tenemos ocasión de conocer nuestra obra y los vericuetos que un oficio como este conllevan.



Luego de este primer encuentro pasamos a la acción y nos desplazamos a la Sinagoga del Agua, situada a pocos metros del hotel, donde recitamos y participamos todos juntos de la comunión que proporcionan los versos. El espacio en si ya merece un poemario, por su singularidad. A la salida nos encontramos con la sorpresa del agua que, caída del cielo, parecía bendecir el Encuentro. Los instantes de tapeo que vinieron después sirvieron para charlar y conocernos mejor, bajo un ambiente de total cordialidad.




La jornada del sábado nos permitió en primer lugar conocer El Torreón, desde cuyas almenas nos dieron a conocer parte de la historia de la ciudad y su relación con la Corona. Se leyeron algunos pasajes del Quijote y su relación con esta ciudad.



De allí nos desplazamos hasta el Ayuntamiento, donde tuvimos la oportunidad de conocer la ingente obra del arquitecto Vandelvira, así como la plaza Vázquez de Molina, motivo por el cual Úbeda fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad. Situados alrededor de una enorme maqueta de la ciudad, participamos de una ponencia en torno al Siglo de Oro español.



Terminamos la mañana en el Museo Arqueológico, con otros dos temas: uno en torno a Blas de Otero y otro con la Literatura Infantil como fondo.



La jornada de tarde, que debido a las inclemencias meteorológicas tuvimos que llevar a cabo en el mismo hotel, se abrió con la presentación de la RevistaÁlora, por parte de su creador José María Lopera, insigne poeta de avanzada edad, al que muchos de nosotros ha tenido el gusto de conocer. A continuación tuvo lugar una ronda de poetas, todo ello amenizado con actuaciones musicales que hicieron las delicias de todos los presentes.



 Terminamos el sábado con una cena comunitaria, en el transcurso de la cual se procedió a la entrega de diplomas por parte de la organización.




En la mañana del domingo, con el sonido de las marchas procesionales de fondo, llevamos a cabo una puesta común, en las dependencias del hotel, con menos participantes, pero con el espíritu abierto para que los posibles fallos se puedan corregir y el año próximo sea aún más interesante, si cabe, que este en el que tan a gusto hemos estado.

jueves, 31 de mayo de 2018

Panorama poético de Sevilla



                                                      Publicación del año 1983
De las brumas del Medievo a las postrimerías del XX
El grupo Barro
Dice el autor:
Alentado entusiásticamente por Onofre Rojano, en 1977 surgió el grupo "Barro" como consecuencia de unas tertulias poéticas que el mismo aglutinara, formadas fundamentalmente por jóvenes poetas. En principio y bajo el título genérico de "Poetas de Andalucía" publicaban una carpeta con muestras de cada uno de los miembros integrantes del grupo, que formaban entonces María Luisa Machado, María del Carmen Reig, Antonia María Carrascal, Mercedes Carmona, Paloma Hernández, Rafael Trujillo, Fernando Morales y el propio Onofre Rojano.
Y más adelante:
Nacida la colección "Vasija" con la impronta propia de su patrocinador inicial, dedicó atención especial a una poesía nueva y joven, preferentemente andaluza como indican sus primeros volúmenes. Así, los primeros títulos, "La casa es la perfecta república de la vida" de Carmen Estalrich, un poemario que objetiviza su contenido en las realidades cotidianas del hogar, del entorno vital de la autora; de su barrio proletario don diversidad de tipos que quedan erigidos con total crudeza esquemática. Sobre este poemario, Pilar Gómez Bedate ha escrito con acierto: "recortada en vivas imágenes, sin sombras de sentimentalismos, con crudeza lúcida y, en el fondo, amorosa, que unidos a la dignidad de la dicción hace pensar a veces en la poesía desnuda y certera de los antiguos clásicos griegos".

jueves, 24 de mayo de 2018

Yo le pregunto al camino





Polvorientos parajes, transitada
senda ⸺calor incipiente⸺, confiésame
tú que lo sabes, ¿por qué hueles a pésame?
Sobre tu faz caprichosa, marcada

queda la huella  ⸺cándida, resignada⸺
de ruedas, alpargatas, cascos. Bésame
amargamente la sien, gime y césame
como cantor; más dime antes que nada:

¿dónde marchó el alegre campesino?
¿dónde la abubilla guardó su trino?
Respóndeme senda cuál será el sino

de esta aridez ondulada. Concede
licencia a mi entendimiento; él no puede
comprender y ha de saber qué sucede.

jueves, 17 de mayo de 2018

Grulla común





El mejor recuerdo que tengo de las grullas es con ocasión de una visita por las dehesas del Valle de los Pedroches, en la provincia de Córdoba. Al atardecer y agazapados para no ser visto, era todo un espectáculo verlas llegar en formación, con su característico vuelo en "uve" y graznando, como para ponerse de acuerdo a ver a quién le tocaba el mejor lugar para pasar la noche. 

 Impresiona sentirlas tan cerca de la cabeza con su enorme envergadura hasta posarse en el suelo donde inician un caminar garboso, con el cuello siempre alerta porque nunca se sabe qué peligros puedan andar acechando. Pero están bien organizadas, el grupo da confianza y por eso consiguen descansar hasta las primeras luces del alba, dónde se inicia una nueva jornada.


  Por estos parajes acuden en invierno, en los primeros meses del año. Llegan, sacan sus crías y luego a regresar a sus lugares de veraneo, que todo el mundo tiene derecho a un cambio de aires. Poseen una cabeza muy vistosa, un cuello largo y una capacidad de vuelo asombrosa. Entre encinas, saboreando el atardecer, en comunión con el resto de integrantes de la fauna del lugar, qué gran momento para disfrutarlo con los amigos. 

 
Me llama la atención el nombre como se la conoce en vasco: "Kurrillo"; al final va a resultar que tampoco hay tantas diferencias entre vascos y andaluces. Lo que es la vida.

jueves, 10 de mayo de 2018

De paseo por la Feria



La Feria del libro de Sevilla me está deparando, como todos los años, momentos para que las ganas de seguir escribiendo siga en auge. Sin llegar a destacar por nada en especial -tal vez recuerde otras anteriores que me llamaron más la atención-, si es verdad que presenta una variedad de actos que abarca todas las edades, y eso es bastante positivo. La iniciativa llevada en un colegio de educación secundaria, donde se puede asistir a un aula de creación literaria es digno de admiración; escuchar a esos alumnos leer sus propios escritos, que luego ven reflejado en un libro, es animarlos a que no lo dejen. No es tan importante la calidad de lo conseguido como el hábito de ponerse a hacerlo, luego se aprende con constancia a depurar la técnica.
Por otra parte estar delante de la persona que ha escrito un libro, sea del género que sea, nos hace sentirnos más animados a imitarla, si en nuestra cabeza se encuentra ubicada la sana intención de intentarlo. Al fin y al cabo no es más que alguien como nosotros, puede que con más preparación, pero que oyendo los motivos por los que escribe, son los mismos por los que podría hacerlo el común de los mortales, solo que hay que ponerse. La gente joven nos hacen ver sus nuevas inquietudes y sus modelos de escritura y aquellos que se mantienen en una línea clásica nos muestran su experiencia, puesto que todo es necesario y nada es despreciable.
Esa amalgama de estilos y de maneras de hacer y decir es lo que más me seduce de la Feria del libro. Luego estaré más o menos de acuerdo con unos o con otros, pero todos me enseñan algo, y como sigo siendo una esponja, disfruto. Oír los argumentos y las exposiciones me engrandece. Como bien es sabido la vida está llena claroscuros y por tanto es conveniente saborear de un lado y de otro, para luego después sacar uno sus propias conclusiones. Como al final de todo el proceso lo que encontramos es un libro, bienvenida sean las ferias de este tipo y que no decaiga el ánimo lector de quienes transitan estos días por la Plaza Nueva de Sevilla.