jueves, 30 de junio de 2022

Mis lecturas de Poe


 

 He realizado Una parada obligatoria en la obra de Edgar Allan Poe, y estas son tres pequeñas muestras de lo que leí

NARRACIONES EXTRAORDINARIAS

Un clásico en narraciones cortas que cae en mis manos para ver cómo se escribía antes y como se hacía en este tipo de género.
Algunas cosas me suenan, o bien de haberlas visto supongo que en televisión porque del cine no recuerdo nada.
Da miedo pensar que estos escritos han salido de la mano de Poe, por haber sido una persona alcoholizada, quiero pensar que de todas maneras hubieran salido y que sus problemas no fueron sino algo que ocurrió en una vida desastrosa.
Los relatos me vienen muy bien sin lugar a dudas dentro de las ganas de escribir con que en la actualidad me encuentro.

EL RETRATO OVAL

En la línea de sus relatos más misteriosos y llenos de un gran atractivo, el autor nos va llevando a su terreno favorito.
Esta selección que hace El País me suena toda a nueva por lo que me concentro en su lectura.
Aunque el título elegido puede parecer el seleccionado como el mejor de los que se encuentran en su interior, para mi gusto no es así y si tuviera que escoger no sabría por cual decidirme porque todos ellos resuman arte por  los cuatro costados.
Un libro de bolsillo, fácil de leer que te lleva a situaciones difíciles de encuadrar, pero llenas de encanto.
Buena lectura.
RELATOS CÓMICOS

En la contraportada del libro nos advierten que se trata de una obra totalmente desconocida de este autor; acostumbrados a sus relatos de intriga y terror aquí nos encontramos, en efecto, con unos escritos que si se les quitara el nombre del autor, sería difícil pensar que estuviera Poe detrás de ellos.
Pero tampoco es impensable que todos los escritores tienen una evolución, o simplemente una serie de escritos que es probable que nunca verían la luz, de no ser que al alcanzar la fama con otras creaciones, ya todo parece importante, por no decir obra de arte.
Hay comicidad en este libro, pero también situaciones surrealistas que se hace difícil pensar que las hubiese escrito Poe, pero a la hora de rebuscar en los autores, siempre nos podemos encontrar sorpresas.

martes, 28 de junio de 2022

La buhardilla


 La buhardilla es el ojo del edificio por el que alimenta el alma de cíclope de sus inquilinos.

domingo, 19 de junio de 2022

Pino del Tío Chusco


                      Fuente: Árboles y arboledas singulares de Andalucía CMAOT

 Singularidad
La edad y el perímetro de tronco son los motivos por los que el Pino del Tío Chusco es considerado singular .
El diámetro medio de su tronco es de 1,31 metros y la sensación que confier e es de gran robustez. A 3 metros se encuentra la cruz y de las dos ramas maestras que surgen, una crece en altura mientras la otra se curva hacia el suelo.
Así pues, la copa generada resulta irregular aunque conserva cierto aire aparasolado.
Este pino piñonero es muy conocido en V illamanrique de la Condesa donde por referencias históricas se le calcula una edad de 200 años.
Entorno Cercano al Parque Natural Doñana, el pino piñonero descrito se encuentra junto al camino que conduce al Cortijo de las Manchas.
El paisaje corresponde a una zona de cultivos herbáceos en secano, aunque también aparecen olivares en las inmediaciones.
Más lejos se ven copas de otros pinos piñoneros y algunas masas de eucaliptos (Eucalytus spp.). El terreno es plano y arenoso

 LOCALIZACIÓN
Paraje: Cortijo de las Manchas
Término municipal: Villamanrique de la Condesa
Espacio Natural Protegido: No
PROPIEDAD Privada
CARACTERÍSTICAS MORFOLÓGICAS
Altura total: 14,50 m
Altura del fuste: 3,00 m
Perímetro (a 1,30 m): 4,10 m
Perímetro en la base: 6,10 m
Diámetro de copa: dirección N-S: 19,00 m dirección E-W: 21,50 m
Proyección de la copa: 320,84 m2

miércoles, 15 de junio de 2022

IX Encuentro de Úbeda

 


IX ENCUENTRO INTERNACIONAL DE POESÍA, ÚBEDA 2022
En la ciudad de Úbeda, una vez más, nos hemos reunido un buen elenco de compañeros amantes de la poesía y allí hemos desgranado nuestros versos, en lugares tan emblemáticos como el Palacio Luis de la Cueva, el Centro de Interpretación del Olivar y Aceite, el Torreón Medieval del Portillo de Santo Cristo, así como en unas cuantas plazas públicas como la Puerta de Santa Lucía, Plaza de Carvajal y la Plaza Vázquez de Molina.
El mes de junio, en sus primeras jornadas nos ha acompañado con una temperatura benigna, que ha hecho posible que departamos unos con otros, en un intercambio humano más que interesante. La coordinación de Isabel Rezmo e Inma J. Ferrero, una vez más, ha dado sus frutos. Y para rematar la faena, Ángel Marcelo se ha encargado de sacar una antología bien cuidada y al gusto de todos.
Aquí dejo un par de poemas que leí con ocasión de este encuentro. En sucesivas entradas le iré dando paso a la forma de hacer poesía de otros compañeros.
I

Hay un murmullo  de maletas
y un continuo trasiego
de gente por el muelle.
¿A dónde irán?
¿Cuál será su destino?
Yo se que el mío está
en el lugar que Vandelvira
quiso poner bien alto
el listón de la estética.
Estaré cerca, una vez más,
de esa pléyade de rapsodas
curtidores de versos.
De sus gráciles rostros,
de sus fervientes guiños,
de tan profusas ilusiones
que rebosan las callejuelas,
en competencia con la piedra.
No pudiera comenzar junio
de forma más suntuosa:
Sinagoga del agua
Rosaleda Don Pedro
Palacio Vázquez de Molina
Convento San Miguel
Calle Melancolía.
Y los versos que se propagan
como encarnados pétalos
por el aire de este orbe
que sabe cobijar al vate
como pocos habrá en el mundo.
Aquí llego, con mis brazos abiertos
y mi ánimo en disposición
de empaparme de poesía.

II

Crisol de lenguas tan diversas
que tan solo la diestra mano
del poeta consigue aunar.
Caldo de cultivo apropiado
para que se contraigan
lazos de enamorados versos,
traspasando barreras idiomáticas.
Encuentro de culturas,
unidas por el verbo.
Así se acicala Úbeda
cuando amanece junio
bajo un sol llameante
o una lluvia tan límpida,
que nos empapa de emociones;
bien sea en la gravedad del recinto,
en el frescor de una plaza,
en el pudoroso salón,
o en la algarabía del bar…
Se escancia poesía
allá por dónde se camine.
Nunca dejes de iluminarnos
diosa de la maternidad.
Los aquí presentes, consagrados o no,
necesitamos de tu rectitud
para que siga habiendo siempre
un Juno en nuestras vidas.

 

viernes, 10 de junio de 2022

Elvira

 

                Así comienza este relato, que forma parte del libro Bajo la luz de mi plaza

  La ventana de Elvira daba a una plaza llena de naranjos con la estatua de un militar presidiendo la misma.

La ventana de Juan también daba  a esa plaza, solo que  por medio había un muro y unos alambres de espino separando los dos mundos.

Los niños correteaban alrededor de la escalinata bajo la atenta mirada de la abuela, que no cesaba de dirigir sus juegos, aunque el éxito era escaso. Subían, bajaban, se arrastraban por el suelo y asustaban a las palomas.

Elvira se asomaba cada tarde, contemplaba el bullicio y dejaba correr su imaginación pensando siempre en la posibilidad de que alguien estuviese tras de ese muro haciendo lo mismo que ella.

...//...

lunes, 6 de junio de 2022

¿A qué sabe la vida?

 


¿A qué sabe la vida

refugiado en un restaurante?

Tropiezo cada dos minutos

con una gabardina inerte,

con una lámpara que me ilumina.

Hablo contigo cual ave de paso

que sabe

de lo fugaz de su presencia.

No venteo el puchero

ni te veo el pelo desaliñado;

nos proveemos

de un bono trimestral

con postre gratis.

¿Qué fue de aquella niña,

de aquel pasillo,

de aquellos gatos?

Naves espaciales de vientre negro

cubren mi cielo

y no puedo echar anclas,

no toco fondo.

Las granadas de mi cercado

las comen los gorriones

mientras esperamos al mêtre

endulzándonos los sentidos.

Serena barca que fondea

en playa de oro

—la perpetua—

donde no consigo arribar;

no me responden los brazos.

A tu planta me postraré

y lucharé cual caballero                                                           

contra robóticos molinos.

Mándame lidiar con dragones,

anuda tu pañuelo verde

en el extremo de mi lanza,

recibe conmigo el té

bajo el cerezo que sembramos

lejano del menú del día

y meseros engominados.

miércoles, 25 de mayo de 2022

Eñe, revista que he leído

 


Hace algunos años tropecé con esta revista, de la editorial La Fábrica, que me vinieron muy bien…

Eñe es una colección de autores actuales, donde se cuentan historias variadas, amén de un diario a manos directa de la revista.

Lo bueno que tiene Eñe es que posee una diversidad enorme de relatos, dispares unos de otros pero de mucha actualidad, con lo cual viene de perlas para quién esté inmerso en algún proyecto creativo.

Hay veces que la revista se dedica a recoger relatos que de alguna manera reflejen el espíritu familiar. Otras de artistas que escriben, gente de otros mundos que han sido tentados para que expresen su opinión a través de las letras. Como es lógico se pueden ver las parafernalias más rocambolescas que imaginarse pueda porque ya sabemos que en eso del arte se tienda a confundir al público en general. Yo no sé si el que concibe la obra está seguro de lo que hace, a veces tengo mis dudas observando algunas composiciones. Pero en fin, se ve que esta revista, está abierta a muchas innovaciones.

Otras a los Secretos: Cuando abrí sus páginas por primera vez, me fui introduciendo en cada uno de sus relatos como si los estuviese viviendo. Estos relatos dan un tinte de actualidad, que lo hacen distintos a otras lecturas que suelen caer en mis manos, pero algo debe faltarles a ellos o a mí cuando no consigo releer su contenido en cuanto pasa un tiempo. Me mantengo en la premisa de que el subconsciente juegue su papel.

En otra ocasión: Deseo, es el subtítulo que le han puesto los editores en esta ocasión a la revista porque su contenido lleva un alto contenido erótico y donde tienen cabida unos poemas un tanto peculiares del autor Brane Mozetic del que no tenía noticias hasta este momento. Como siempre me resulta interesante su lectura porque me pone al día de lo que se cuece por el mundillo del relato corto, o al menos lo que publica esta revista, que algo es algo. Tiene también este número la aportación de Martirio, no como autora de ningún relato sino contando su vida de cara a los libros, que dicho sea de paso me ha dejado un tanto anonadado por el culturón que maneja la muchacha (vaya con mi paisana), amén de trasladarnos también varias letras musicales bastante interesantes…En fin hay un poco de todo en esta ocasión, que como siempre presenta una edición muy cuidada con ilustraciones de Ana Juan.

La noche: Este número de la primavera de 2005 lo encontré por casualidad al revolver entre algunos libros y de su lectura me ha llamado la atención, el artículo de Sammy Davis jr. Sobre Frank Sinatra. Como siempre es una buena oportunidad para ponerse al día de lo que escribe hoy día en el terreno del relato corto, que es la afición que me ocupa en los últimos tiempos…siempre soñando con ser alguna vez protagonista de la pestaña de autores...¡por soñar que no quede!. No todo lo que leo se queda, porque el coco no da para tanto, pero siempre tengo la esperanza que se fijen ideas y aunque no consiga acordarme ahora de la mayoría de los relatos, si que me ha reconfortado su lectura y espero que me venga bien para mis escritos.

En esta ocasión, esta editorial nos presenta el resultado de los premios que convocó en su día y que además del relato ganador ha escogido los que considera más destacados para elaborar este libro que por ser actual, resulta bastante didáctico, sobre todos para los que nos dedicamos a esto de escribir y que estamos ansiosos de saber que se hace al respecto por el mundo. Es bastante recomendable esta colección, no sólo por la calidad de sus autores, sino por tratarse de gente que en la mayoría de los casos están dándose a conocer en el mundo editorial.Tiene una buena presentación, con las ilustraciones en este caso de Manolo Valdés y el Diario de Cristina Peri Rossi. Llegó a mí esta colección casi por la puerta de atrás, sin darme cuenta y está calando hondo, por su calidad; siempre estoy o bien leyendo alguno de sus relatos o esperando ansioso la aparición de un nuevo número, que nos llega como la vida: por estaciones. Gran hallazgo.