jueves, 22 de junio de 2017

Visita al río Majaceite

                                                  Foto tomada de la red

Miércoles, 8 de Diciembre de 1993
Después de unos días por Cortes de la Frontera recogimos el último pic-nic de la excursión para encaminar nuestros vehículos hacia El Bosque, lugar de cita con otra tanda de compañeros. Visitamos someramente el Centro de Recepción de la AMA y más tarde nos dirigimos hacia el supuesto río Majaceite, más conocido en los últimos tiempos como río de El Bosque. También se nos advierte en esta ocasión de cuatro kilómetros de recorrido cómodo y así es en efecto, comparado con los enormes desniveles existentes en otras rutas no muy lejanas.

                                        

Vamos cruzando de un lado a otro del río por pequeños puentes levantados al efecto y siempre en dirección hacia Benamahoma. El río, truchero, se muestra pletórico de facultades y no se corta un ápice ala hora de ofrecernos todos sus encantos. Dada la festividad del día, se observan algunos movimientos humanos en ambas direcciones, pero sin llegar a deslucir el espectáculo del agua. La humedad de la zona en sombras contracta, sin duda, con el calor que se percibe cuando llegan los rayos solares. Los árboles de ribera y el matorral variadísimo, constituyen los ejes del bosque en galería que se disfruta durante buena parte del recorrido.

                                                   Foto tomada de la red

A la hora del almorzar se produjo la anécdota de la jornada, ya que cuando nos disponíamos a engullir nuestro querido bocata, llegó un señor que sin demasiadas contemplaciones nos dijo que aquel terreno tenía dueño y que su dueño no permite el terrible daño que le producía nuestra presencia. Consecuencia de la aglomeración de turismo rural: ya no puede uno detenerse donde le plazca, hay dueños que muerden. El caso se estudiaría más adelante por si hubiera lugar a alguna denuncia.

                                                          Foto tomada de la red
La piscifactoria y el nacimiento del río nos relajan: de la base de la montaña brota cristalina el agua; enseguida se aprovecha para criar truchas y no muy lejos, lo que antes fuese un molino de agua, ha sido restaurado y adaptado para poder aprovecharlo con fines culturales y educativos.
El pinsapo y el buitre leonado resultan emblemáticos y salen a saludarnos para que nunca nos olvidemos de estas excursiones.

jueves, 15 de junio de 2017

De nuevo Úbeda


Y es que este Encuentro me produjo sensaciones tan agradables, que no me resisto a volver a él.

De Vicente Jiménez, este video como muestra de alguna de las actividades realizadas.
De mis compañeras de Huelva
De la propia Isabel Rezmo
Y este otro
De Inma J. Ferrero
Con ganas de que la saga continúe y llegue el V Encuentro.

jueves, 8 de junio de 2017

Encuentro en Úbeda


Durante los días 2, 3 y 4 de Junio ha tenido lugar en Úbeda el IV Encuentro Internacional de Poesía, al cual he tenido el honor de asistir y por tanto de disfrutar. De la mano de las dos coordinadoras Isabel Rezmo e Inma J. Ferrero hemos ido pasando de una actividad a otra mientras la ciudad nos ofrecía todos sus encantos. El Encuentro ha propiciado que nos conozcamos personas interesadas en el mundo de la poesía y durante tres días nuestras voces han servido para que la literatura nos hermanase un poco más.


El viernes nos tenían preparado un recibimiento muy emotivo porque en muchos casos significaba el encuentro de compañeros de la palabra que hacía tiempo que no se veían o era la primera vez que lo hacían. En el espacio Sinagoga del Agua nos adentramos en una especie de laberinto de pequeños rincones donde el silencio tan solo era interrumpido por la fuerza de los versos que cada cual recitaba. Un ambiente muy acogedor para abrir boca. La noche sirvió para que en amenas charlas nos contásemos cómo nos ha ido o cómo nos va en este intrincado mundo de la escritura.



En la mañana del sábado nos dedicamos, además de recitar , a colocar poemas volanderos por un par de plazas, con temperatura y ambiente de lo más agradable. Luego nos trasladamos al Palacio de Don Luis de la Cueva donde asistimos y participamos de la conferencia de Paco Escudero sobre Miguel Hernández. Todo un lujo.
A la hora de la comida cada cual se unió al grupo de su interés para continuar hablando y debatiendo en algunos casos sobre los temas que más nos preocupan, así como de repasar el anecdotario que nunca ha de faltar en estos casos.


Por la tarde participamos todos en el mismo Palacio en un nuevo recital, en este caso amenizado con música, que siempre viene muy bien para cuando está la poesía de por medio.
 
 
 
 
El domingo por la mañana nos encontramos en el Centro de Interpretación del Aceite  donde nos explicaron todo el funcionamiento del proceso productivo de este manjar culinario, recitamos y colocamos nuestros poemas volanderos en un patio para que los visitantes tuviesen la oportunidad de leer aquello que se escribe en la actualidad. Tuvimos una pequeña despedida de conclusiones hasta que cada cual se fue marchando hasta su lugar de origen.


Era la primera vez que asistía a un evento de estas características y la verdad es que la impresión no puede ser más positiva. Gracias Isabel, gracias Inma y adelante con el V Encuentro.
        Todas las fotografías han sido realizadas por personas miembros del Encuentro.

jueves, 1 de junio de 2017

Coro Millikin University


Como me gusta compartir con la gente que pasa por este espacio aquello que considero de interés, dentro del ámbito cultural en el que me muevo, me parece oportuno hacer referencia al Coro Millikin University, al que tuve el placer de conocer hace poco.
Presentado en Sevilla en la iglesia de la Anunciación ha sido toda una sorpresa su actuación puesto que, al margen de sus magníficas voces, presentan una escenificación que lo hacen muy atractivo. El espectáculo ofrecido en la tarde de ayer fue de los que no se olvidan fácilmente, le guste a uno más o menos las interpretaciones corales, daba la impresión de estar detrás de ellos una orquesta cuando en realidad eran solo voces. La juventud que emanaba de sus caras la transmitían a los concurrentes haciendo ver que hay futuro en esto de la música, que la música que enamora nunca muere. Un fuerte aplauso para la gente de este calibre que nos hacen ver que, a pesar de los pesares, merece la pena contemplar la vida que nos rodea.

jueves, 25 de mayo de 2017

La casa



A la casa le cortaron el suministro de energía: se llenó de velas; abortaron la llegada de agua a los grifos: se llenó de cantimploras; la asfixiaron con un cinturón de hombres policías: se oxigenó con un anillo de hombres pancartas. Y cuando parecían derrumbarse sus cimientos, que moriría por una hambruna de ideas, llegó un viento huracanado del hemiciclo de la razón, repartiendo créditos blandos para que florecieran garbosos los geranios de los balcones.

jueves, 18 de mayo de 2017

Aprender a ser



En el encuentro producido con el orientador educativo, enclavado en el marco del Club de lectura Alféizar de Camas,  no ha podido ser más instructivo desde el punto y hora en que el autor de Dimensiones de la Orientación Educativa hoy, editado por Ed. Aljibe, estuvo muy explícito en su intervención y demostró un conocimiento profundo y claro sobre el motivo de la reunión.
Nos basamos en el capítulo 8 del libro mencionado que bajo el título de La Educación en el Siglo XXI, Aprender a ser y durante el tiempo que duró la reunión, estuvimos debatiendo en torno a los puntos planteados, que habíamos tenido ocasión de conocer previamente, mediante un documento facilitado a los concurrentes al acto. La educación en su conjunto es un tema que da no para una reunión sino para innumerables reuniones cuando de verdad se siente lo que se trae entre manos. Con respecto a lo tratado, quiero hacer las siguientes puntualizaciones:
La educación tiene que ser un proceso permanente para toda la vida: Batalloso lo dejó muy claro, es un proceso de constante renovación y abarca a todos los sectores de la sociedad, no solo a la escuela.
Si el profesorado o los profesionales de la educación educativa no están inmersos en procesos de autodesarrollo, de conocimientos de sí mismos, de toma de conciencia de sus emociones y sentimientos, de expansión de su conciencia, etc, difícilmente podrán ayudar a nadie, sobre todo porque estos tipos de aprendizaje no son curriculares sino vitales.
En los aspectos fundamentales del desarrollo, el autor, plantea una serie de preguntas tales como ¿Porqué qué pienso lo que pienso?, ¿Qué me sucede?, ¿Quién soy yo realmente?, ¿Cómo llegar a ser una persona auténtica?, ¿Cuáles son y en qué consisten mis emociones?, ¿Cómo puedo desarrollar vitalidad y creatividad?, ¿Cuál es el sentido de mi vida?, ¿Cómo desarrollar valores universales de serenidad, paz, amor y comprensión? Preguntas que sin duda es más que interesante plantearse y reflexionar sobre ellas como educadores y sobre todo como personas.
Basándose en Edgar Morin dice que los seres humanos poseemos una cuádruple condición antropológica, ecológica, social y espiritual y que por tanto el proceso educativo de aprender a ser pasa por: Aprender a ser persona, Aprender a ser sensibles y emocionalmente inteligentes, Aprender a ser feliz y Aprender a desarrollar nuestra inteligencia espiritual. Yo, desde mi humilde punto de vista, añado: quién pudiera.
En el apartado Aprender a ser persona subrayo que esta visión global del mundo es la que dará sentido a la humanidad, puesto que resulta difícil aprender a ser humano en un mundo carente de humanidad. Esta falta de visión coherente del mundo y de si mismo es lo que prevalece en el mundo de hoy, constituyendo la base de los procesos depresivos y de violencia.
En cuanto a la educación en valores, matiza Batalloso, que no puede concebirse una persona sana y equilibrada que no esté dotada de valores de uno u otro signo, ya que los seres humanos somos seres dotados de la capacidad de crear valores y de valorar.
En el apartado Aprender a ser creativos, subrayo que una acción es creativa si es capaz de aportar algo nuevo y de una forma original a la solución de un problema. Esta actitud implica desarrollar la capacidad de atención, concentración en la acción, así como nuestra sensibilidad ante situaciones, problemas y dificultades.
En el apartado Pensar positivamente, destaco que una de las claves de la felicidad reside sin ninguna duda en nuestra capacidad de pensar positivamente, porque independientemente de lo que nos aflija, siempre podremos encontrar algo en lo que apoyarnos para resistir, siempre podremos encontrar algo con lo que sentirnos orgullosos, agradecidos y beneficiados.
En el apartado de dar y recibir afectos, cariño y amor, no podemos ser felices si no nos sentimos reconocidos, admirados y queridos por los demás o por aquellas personas a las que consideramos significativas. Más adelante se abunda en la idea de que si no somos capaces de prestarnos atención a nosotros mismos, si no somos capaces de gustarnos, sino somos capaces en suma de ser conscientes de nuestras posibilidades y de nuestras limitaciones, seremos inevitablemente incapaces de ver en el otro nuestra propia humanidad.
En  el apartado Aprender a desarrollar nuestra inteligencia espiritual, se aclara que la educación espiritual no consiste en adicionar o dotar al curriculum de conocimientos esotéricos o religiosos, sino que se trata de animar y estimular en todas las personas su sensibilidad, su capacidad de admiración y reverencia por todo lo creado y por todo lo vivo, de fomentar la bondad y la generosidad, de hacernos responsables socialmente explorando nuevos caminos a través de la creatividad, el arte, la poesía, la literatura, porque en definitiva la espiritualidad se materializa a través del arte, la creación, la vida y el amor.
Termina el capítulo apuntando que La verdad, como nos recuerda Krishnamurti es un país sin caminos, caminos que cada ser humano de forma única y original puede recorrer y organizar de forma enteramente personal.
Una tarde muy, pero que muy productiva, junto al Club delectura Alféizar.

jueves, 11 de mayo de 2017

Sigo leyendo



El elefante desaparece / Murakami
Libro de relatos del año 1993 y editado en España en 2016, cosa que se nota en su contenido, que no en la trascendencia de la obra que me parece perdurable. El primer relato es “El pájaro que da cuerda y las mujeres del martes”: Se trata de un monólogo donde un tipo busca un gato perdido para terminar dormido en un callejón donde sueña con una chica joven. De corte surrealista está en la línea de las cosas que me gusta leer, porque me hace pensar y me traslada a otros mundos. El siguiente “Nuevo ataque a la panadería, además de divertido es del mismo corte y por tanto me encanta su estilo. “Sueño” es uno de los que más me han gustado: Una mujer que no puede dormir días y días. Está muy bien narrado y resulta todo muy creíble. Tiene un final espectacular. “El pequeño monstruo verde” me estuvo recordando todo el rato a la película Un mostruo viene a verme”. En “Asunto de familia” trata con mucha delicadeza una relación entre hermanos, estudiantes, fuera de casa y que se llevan muy bien porque cada uno respeta la liberta del otro. En “La gente de la televisión” se marca una paranoia más que divertida sobre una persona a la que instalan una televisión. La soledad, la perdida de la pareja, el desconsuelo está en el fondo de lo narrado. En “El enanito bailarín” narra como un trabajador de la fábrica de elefantes tiene un sueño con un enanito que bailaba en el bosque. Al principio pensé que se trataba de una fábrica de juguetes, pero no es literal: fábrica de elefantes, así como suena. Y al hilo de lo mismo se llega al último de los relatos que es “El elefante desaparece”: Un hombre que contemplaba a un elefante y a su cuidador en las proximidades del zoo, se entera por la prensa de que han desaparecido, luego viene la particular manera de Murakami de desarrollar esta historia.
Extenso y sabroso libro.


La comedia humana / William Saroyan
Un libro que desprende ternura desde la primera página. Situado en la América de primeros de siglo narra los pasos de un joven mensajero de telégrafos y un hermano pequeño de 4 años, que más bien parece tener el doble de edad. Como telón de fondo está la 2ª  Guerra Mundial y el drama de los jóvenes militares que eran enviados al frente. Los hechos ocurren en una pequeña localidad “Ithaca” y el hermano pequeño se llama Ulysses, con lo cual ya no está dando una pista de la analogía que el autor hace con la obra clásica de Homero. De fácil lectura, presenta algún capítulo como el de El señor Ara, que resulta algo más extraño puesto que parecen que no encajen con el contexto general. Los personajes son amables, nada violentos e incluso la aparición de un joven atracador termina de la manera más insospechada convencido por el telegrafista mayor de lo malo de su actitud. Buenos diálogos, la novela en si es puro diálogo.


Desde mis poemas.- Claudio Rodríguez
La primera vez que me pongo delante de un libro de este autor, del que tenía ganas de conocer su manera de componer. En esta obra se recogen sus libros “Don de la ebriedad”, “Conjuros”, “Alianza y condena” y “El vuelo de la celebración”.La verdad es que ha sido toda una experiencia positiva porque sus composiciones están hechas de una manera sencilla, comprensible por el común de los mortales, y los temas tratados giran en torno a su tierra (Zamora), con multitud de alusiones a la vida del campo en los años de la posguerra española. A mi me ha dejado un sabor muy dulce. Un poeta del que espero seguir disfrutando a la medida que vaya leyendo más de él.
 

Toda una leyenda.- Claudio Rodríguez //Centro de poesía José Hierro//
Se trata de una selección de poemas del autor, llevada a cabo por Tacha Romero, y en la que descubro ese otro poeta que no llegué a descubrir en el libro Desde mis poemas. Aquel me gustó por su sencillez, pero en esta selección se ve a un poeta maduro, con intensa profundidad en sus escritos: Siempre la claridad viene del cielo/ es un don: no se halla entre las cosas. Así arranca esta selección, para seguir desgranando la esencia de la poesía en páginas posteriores. Como siempre, un libro de poesía entra mejor o peor según el momento y el lugar elegido para leerlo. En esta ocasión fue en el salón de mi casa, respirando el aire del atardecer y con ansias infinitas de conocer a fondo a este poeta zamorano del que tanto había oído hablar. Poco a poco lo voy consiguiendo.
Buena lectura.

jueves, 27 de abril de 2017

Me miré y fue el océano


Publicado en 1987 por el Grupo Barro conforma el número 32 de la colección Vasija.
Tres poemas de este libro:
I
momentáneamente revivida
recorro la alameda de mi historia
yo ya lo sufrí todo
amé y fui amada
gané y perdí victorias
reiné
y esclavizada
canté las libertades
cumplí condenas de desprecio
a salivadas regué la tierra de mis padres
deseé una hija
escribí
escuché a mozart
planté higueras y cerezos
construí con mis brazos una casa
perdí una revolución
mataron  a mis perros
torturaron a los argentinos
dejé la iglesia y el partido
fui negra y judía una temporada peligrosa
elevé sepulturas
cavé arcos de triunfo
callé
grité
sangré
vomité
blasfemé
y cuando me tallaba la muerte su trompeta
llegaste vestido de ti
hablando sólo como tú mismo
con la mirada puesta
y supe que había soñado
ahora es el principio

XI
me regalaste el frío
y la intemperie
la araña
la guerra en las esquinas
me desterraste en masa
de mí misma
me diste el rito de la nostalgia

XXIV
existe una realidad sin fronteras
pienso
           desde el principio de los tiempos
solitaria
            casi comprendo a la humanidad
callo
            pero sé decirlo todo.

jueves, 20 de abril de 2017

Cuatro vidas


Quererse es  desplegar las alas
dormidas
por los senderos del viento,
oír el fino susurro
de las nubes siemprevivas.
Una vida

Traspasar el muro insondable
de cal viva,
conservando intacto el frágil velo
que cubre la desnudez.
No detectar ni una minúscula
herida
ni rasguño, ni escozor.
Dos vidas.

Es huir a contramano
y sin guía
del poderoso fantasma azul
que cada noche nos despierta
devolviéndonos la paz.
Sudar frío que recorre
la epidermis, adormecida
Tres vidas.

Quererse hoy y mañana
 -mientras viva -
quererse es luchar sin tregua
donde el débil no tiene
cabida.
Cuatro vidas.

viernes, 7 de abril de 2017

Tardes de Tertulia

<!


Continúa pasito a pasito el desarrollo de la tertulia Casa de las Sirenas. De vez en cuando recibimos alguna visita, como nos ocurrió la semana pasada que estuvo con nosotros Pilar Alcalá, apasionada becqueriana que nos dejó a todos con la boca abierta por la facilidad con que cuenta la vida de este poeta sevillano que cambió el rumbo de la poesía, allá en los albores del siglo XIX, o de la joven María del Mar Mir,YOUTUBE que nos hace seguir creyendo en el relevo generacional en el mundo de la literatura. Nos hemos acordado de Gloria Fuertes, cómo no, en el año que se cumple el centenario de su nacimiento. Hemos leído sus versos, escuchado su voz y nos hemos formado un poco más sabiendo de la opinión de otros críticos de su vida y su obra.
También nos ha visitado Reyes Lamprea, escritora que ha mutado hacia Alma Queen y que nos estuvo contando todo lo que siente cuando se vuelca en sus creaciones, así como los grandes proyectos que alberga en su mente de cara al futuro.
Uno de nuestros contertulios, Alejandro Cotta, nos ha facilitado el texto Parábola de la ingratitud, que nos ha servido de base para debatir de diversos aspectos tanto en el orden moral como en el de la literatura propiamente dicha. Con su gracejo habitual, lo hemos disfrutado.
También le hemos dado un buen repaso  al proyecto novelístico del que suscribe, que bajo el título de La casa deshabitada, trata de encontrar su sitio en el mundillo literario.
María del Valle Rubio Monge nos llevó de la mano de la poesía en una singular presentación de su obra Como si fuera cierto, en el salón de actos del Ateneo de Sevilla. Esperamos con ansia que nos recite en la primera oportunidad que la tengamos entre nosotros.
Y todo esto con asistencia libre, siempre en pro de la cultura a través de la Literatura.

jueves, 23 de marzo de 2017

Día de la poesía en Venta de los Gatos



Esta semana estuve en el barrio de Las Golondrinas donde está ubicada la Venta delos Gatos, lugar inexorablemente unido a la figura de Gustavo Adolfo Bécquer. Con motivo del día de la poesía se leyeron e interpretaron sus rimas, sus leyendas y algunos otros poemas dedicados a su figura o a su obra. 



Desfilaron poetas que de una u otra manera querían dejar constancia de que la poesía está vida, que si bien Bécquer decía aquello de “podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía”, resulta que si que hay poetas y además generaciones nuevas que no olvidan su obra y que sigue siendo fuente de inspiración para muchos escritores.



Las personas de Con los Bécquer en Sevilla, junto con los vecinos del lugar y otras grupos literarios, hicieron posible este encuentro, que estuvo acompañado de música y que puso un granito más de arena en la posibilidad de que la Venta sea declarada Bien de Interés Cultural y se convierta en el centro cívico de que carece el barrio.


jueves, 16 de marzo de 2017

A volar, a volar

                        
                                            Otra ración de pajaritos para disfrute del alma

Cerceta común
Tengo que reconocer que no he tenido el placer de contemplar esta ave salvo en libros y litografías, así que me apoyo en la SEO, que dice:
Fácil de reconocer por su minúsculo tamaño —es el pato más pequeño de cuantos nos visitan— y por el vistoso diseño de los machos, en el que destaca un llamativo antifaz verde en la cabeza de color castaño, la cerceta común es una especie bastante sensible a las molestias humanas y a la alteración del hábitat. Presenta un área de distribución mundial muy amplia; en nuestro país, sin embargo, se reproduce de forma muy escasa y localizada, aunque durante el invierno su número aumenta de modo considerable.
                                                


Buitre leonado
A este si que lo conozco y además desde que tenía uso de razón, puesto que los veía llegar al muladar surcando los cielos paymogueros hasta dejarse caer, como si fueran paracaidistas sobre el lugar donde se depositan los cadáveres de los animales muertos. También los he visto, muchos años más tarde, caer como moscas víctimas del veneno con el que el hombre elimina a las “alimañas” que son contrarias a sus intereses.
Pero ahí siguen, sobreviviendo, y desplazándose con facilidad pasmosa sin mover un músculo.
                                              


Alcaudón real
Mayor que su pariente próximo el alcaudón común lo he visto en solitario, buscándose una buena altura para dominar la situación y tener controlado su territorio. Se deja ver menos, pero no deja de tener todas las características de estas especies de minirrapaces frecuentes en nuestras dehesas.
                                               


                                                      Alondra común
Siempre me fascinó esa capacidad de permanecer en el aire, en el mismo sitio, con movimiento rápido de alas y trinando al mismo tiempo. Conocida, poética y referente de las personas a las que les gusta madrugar. Una delicia.
                                                 

jueves, 9 de marzo de 2017

Íntima puerta



Este libro de 1986 fue publicado por Barro en la Colección Vasija, con el número 29
Enrique Soria Medina
Dice el autor en nota preliminar:
De los recuerdos infantiles a la exégesis trascendida de la realidad cotidiana, parándome en el eterno Asunto, así urdí esta colección artesana de poemas que gracias a la munificencia del Grupo “Barro” y a la oportuna ayuda financiera de la Junta de Andalucía, se hizo posible que saliera a esa larga y poco concurrida calle de las publicaciones poéticas.
Estos tres poemas, pertenecen a ese libro.
Patio de un monasterio
Olmos directos, ápices del cielo.
Pozo yerto. Paisaje de la yedra;
agua sonriente en plenitud de piedra,
parda geometría de alado vuelo.

Leve ocre de ancho desmedido,
razas de volutas fantasmales,
a las ubres de un viento desabrido
ciñe un aura de yesos ojivales.

Aquí Helios en una lengua impasible.
Violó la losa y descompuso el eco
la pisada de nueve corazones.

¡Oh patio de la libertad posible!
Para las almas de hontanar reseco
antífonas en gregorianos sones.

Por que escribo versos
Poemas creados en la encrucijada
de saber lo que escribo y para quién:
dolor, dioses, campo, árbol, amada,
que más da si la lira es mi sostén.

Si yo he cantado a las podridas rosas,
si los cierzos del alma en mi fenecen,
si las alas de Amor con mi hambre crecen,
callen los ecos de las otras cosas.

Para el otoño no quiero otro cielo
que la señal de un astro fugitivo
y la lenta prisión de una cuartilla.

Yo sabré encontrar con mi pluma el vuelo
de un verso que será definitivo
cuando del Rubicón pase la orilla.

En el centro de la plaza
La vi en el centro de la plaza,
diosa del aire, con el rostro leve
y un carbón derretido bajo las pestañas.

Herví de ansia, y mudo, intenté blandir el cielo.
Ella me indicó, abierto el fruto
de su mirada, donde estaba el deseo.

No hallé la rama, y el árbol
se consumió en una colina invisible.

Anduve, ya sólo, y ella se quedaría
en la anécdota de este poema.

¿Existió la plaza?
             Si el aliento
del árbol consumido.


jueves, 16 de febrero de 2017

Visita a Cortes de la Frontera II


3º día de estancia
Lunes, 6 de Diciembre de 1993
Tras una breve parada en Ubrique repostando material fotográfico, iniciamos l jornada saldando una deuda pendiente del año pasado: “La Sima y los Llanos del Republicano”. Por qué reciben este nombre es algo que aún ignoramos, no obstante desde la carretera donde obligatoriamente hay que dejar los vehículos y desde la cual se puede observar –dicho sea de paso- el inicio de una calzada romana, hasta la sima se nos indica recorrido cómodo, aunque la realidad nos marca a la vuelta un par de repechitos para desentumecer los músculos.

                                                     Foto tomada de la red
Iniciamos con un bosque de quercus y una culebrilla nos da la bienvenida, casi inmóvil desde una piedra, más que probable en esta postura debido al frío reinante. Una vez pasado el bosque se produce el tremendo contraste de un inmenso llano con la Sierra de Libar al fondo, y donde el desfile de personas en dirección al final del trayecto parece el de las hormigas cuando se afanan en sus quehaceres. Apenas un par de arbolitos donde en verano será parada obligatoria, pero que en el día de hoy no hace necesaria la presencia humana bajo sus ramas, dado que se agradece el sol con el permiso de las nubes.

                                            
Llegar a la sima no resulta difícil, ya que el sendero es bastante claro y además el trasiego de gente no admite lugar a dudas. Una vez allí emprendemos manos a la obra y nos situamos al borde del precipicio, tras el cual hacen falta conocimientos espeleológicos para continuar. Las enormes rocas redondeadas, la humedad y el musgo configuran el encanto del lugar, puerta de aventureros y muro infranqueable para los senderistas. Respiramos ese aire distinto que da la grandiosidad del lugar y regresamos sobre nuestros pasos.

                                                       Foto tomada de la red

4º día de estancia
Martes, 7 de Diciembre de1993
La jornada se inicia con la visita a la Cueva de la Pileta, por parte de algunos integrantes del grupo, mientras que otros descubrimos un nuevo nacimiento de río para la estadística de nacimientos: En la estación de Benaoján, en el lugar conocido como “el charco del molino” o algo similar, se pueden observar los borbotones de agua emerger del suelo, aunque el entorno deja bastante que desear por el abandono a que está sometido. Pronto vierte sus aguas al Guadiaro, después de pasar por las vías del tren y es allí, en las orillas del río principal donde se puede pasear y sin que sea algo extraordinario si que pasean sus riberas remansos de paz donde comerse un bocadillo a la sombra de los chopos.
Conocemos la industria cárnica del lugar, que a fuerza de temperaturas bajas, poseen secaderos de chorizos en las azoteas como si se tratase de calcetines. Visitamos el albergue La Ermita, recién inaugurado y bastante tentador para pasar en él unas vacaciones.

                                                        Foto tomada de la red

De allí nos desplazamos hasta el inicio de la ruta conocida como “Cueva del Hundidero”, también marcada como recorrido cómodo, pero que presenta cierta dificultad muy a pesar del cartel indicador. Hasta llegar a la presa, el asunto va bien, una amplia pista descendente conduce hasta la monumental obra. Sevillana de Electricidad erró en sus cálculos y la presa jamás llegó a funcionar por problemas de retención de líquidos.


                                          
Para llegar a la cueva hay que tomar un senderito, que se hace abrupto en ocasiones, y siempre descendiendo. La montaña impone conforme se avanza y una vez en el lecho seco, la humedad y la vegetación cambian radicalmente, los helechos adornan las paredes; a medida que nos introducimos en la garganta, se va descubriendo el pórtico de entrada ala gruta que presenta una visión de catedral de piedra, que se confirma una vez que nos introducimos en ella. La luz del día permite adentrarse bastantes metros; una vez hechos los ojos a la oscuridad se disfruta de esa ficticia aventura de imaginarse el principio de los tiempos cuando aún se desconocía el fuego. Se mire para donde se mire todo resulta grandioso: las paredes, el techo, las rocas del suelo. No hay apenas agua; con ayuda de una pequeña linterna nos vamos adentrando hasta llegar a un lago interior por donde parece ser se introducen los especialistas para salir a la Cueva del Gato. Con esfuerzo, pero muy satisfechos, retornamos a los vehículos y nos guarecemos del intenso frío que se deja caer.

jueves, 9 de febrero de 2017

Reseña a Reencuentro en azul


Hola, José. He leído "Reencuentro en azul". En parte ha ocurrido lo que sospechaba y te comentaba: que ante muchos de los poemas me he quedado como un daltónico ante un semáforo, o un griposo que no distingue los sabores. Pero por suerte no ha sido así con todos. Hay muchos que sí he podido paladear. Y es curioso, pero muchos de ellos son poemas que ya conocía de la época de PsP. Quizá sea sólo coincidencia, pero quizá también ocurra que entonces los leía uno a uno, de una forma tan individual y aislada que me permitía concentrarme más en su lectura. Empiezo con ellos:
   "Un hombre de carne y hueso" (pág. 19), con su "realismo mágico" y ese último verso tan bello.
   "Yo le pregunto al camino" (pag.29), descripción de un mundo desolado y de la perplejidad del que lo contempla. Por cierto, José, que en este poema hay una errata: hay un verso que dice "Respóndeme sean cuál será el sino", en vez de "senda". [El poema me gustó y lo guardé]
   "En la solitaria calle, la luna..." (p.58). Me sigue pasando que no llego al fondo, pero encuentro suficiente belleza en la superficie.
   "Cuando la luz no entre /Por mi ventana..." (p.60) Me ha vuelto a parecer un poema intenso que transmite acabamiento, desolación...
   "En tu incipiente calva..." (p.82). Creo que era un home a un poeta amigo tuyo, entre cuyas cualidades la que más me llegó fue su generosidad, cualidad que creo tú compartes (y te aseguro que no pretendo hacerte la pelota).

   Del resto, hay uno que me ha hecho mucha gracia, el dedicado a ese HOMBRE PROTESTA de tres años. (p.78)
   "¡Ay de los quince años!" (p.80), con tu peculiar manera de enfrentarte al pasado: no con nostalgia, sino apoyándote en él para el tiempo que tenemos por delante.
   Y luego, por supuesto, muchos de los dedicados al poeta, la poesía, el poemario... Las decepciones, la lucha, la espera, la fe en ese día que "a veces, sin saber cuándo, / amanece resplandeciente."

   Al final del trayecto, me doy cuenta de que me pesa mucho más lo disfrutado que lo que me ha dejado sin saber qué pensar. Me alegro.
   ¿Cómo va el libro? Si has contado algo en la red, yo no me he enterado. Quiero decir si estás a gusto con él, si ha gustado a la gente que a ti te importa, etc.

   Bueno, José. Encantado de haber leído tus poemas, y seguimos viéndonos por redes y pizarrones. Un abrazo.

Luisma Giménez