jueves, 9 de marzo de 2017

Íntima puerta



Este libro de 1986 fue publicado por Barro en la Colección Vasija, con el número 29
Enrique Soria Medina
Dice el autor en nota preliminar:
De los recuerdos infantiles a la exégesis trascendida de la realidad cotidiana, parándome en el eterno Asunto, así urdí esta colección artesana de poemas que gracias a la munificencia del Grupo “Barro” y a la oportuna ayuda financiera de la Junta de Andalucía, se hizo posible que saliera a esa larga y poco concurrida calle de las publicaciones poéticas.
Estos tres poemas, pertenecen a ese libro.
Patio de un monasterio
Olmos directos, ápices del cielo.
Pozo yerto. Paisaje de la yedra;
agua sonriente en plenitud de piedra,
parda geometría de alado vuelo.

Leve ocre de ancho desmedido,
razas de volutas fantasmales,
a las ubres de un viento desabrido
ciñe un aura de yesos ojivales.

Aquí Helios en una lengua impasible.
Violó la losa y descompuso el eco
la pisada de nueve corazones.

¡Oh patio de la libertad posible!
Para las almas de hontanar reseco
antífonas en gregorianos sones.

Por que escribo versos
Poemas creados en la encrucijada
de saber lo que escribo y para quién:
dolor, dioses, campo, árbol, amada,
que más da si la lira es mi sostén.

Si yo he cantado a las podridas rosas,
si los cierzos del alma en mi fenecen,
si las alas de Amor con mi hambre crecen,
callen los ecos de las otras cosas.

Para el otoño no quiero otro cielo
que la señal de un astro fugitivo
y la lenta prisión de una cuartilla.

Yo sabré encontrar con mi pluma el vuelo
de un verso que será definitivo
cuando del Rubicón pase la orilla.

En el centro de la plaza
La vi en el centro de la plaza,
diosa del aire, con el rostro leve
y un carbón derretido bajo las pestañas.

Herví de ansia, y mudo, intenté blandir el cielo.
Ella me indicó, abierto el fruto
de su mirada, donde estaba el deseo.

No hallé la rama, y el árbol
se consumió en una colina invisible.

Anduve, ya sólo, y ella se quedaría
en la anécdota de este poema.

¿Existió la plaza?
             Si el aliento
del árbol consumido.


4 comentarios:

  1. Me resulta interesante su forma de enfrentar el poema, amigo. Gracias por presentérnoslo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, tocayo, por pasar por aquí, a sabiendas de que te gustaría esta entrada.- Un abrazo

      Eliminar
  2. "Patio de un monasterio" me ha encantado.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo que me alegro, Vero. La poesía cuando transmite es así, encantadora.- Besos

      Eliminar

¿Y ahora qué? ¿No me vas a decir nada?