jueves, 16 de marzo de 2017

A volar, a volar

                        
                                            Otra ración de pajaritos para disfrute del alma

Cerceta común
Tengo que reconocer que no he tenido el placer de contemplar esta ave salvo en libros y litografías, así que me apoyo en la SEO, que dice:
Fácil de reconocer por su minúsculo tamaño —es el pato más pequeño de cuantos nos visitan— y por el vistoso diseño de los machos, en el que destaca un llamativo antifaz verde en la cabeza de color castaño, la cerceta común es una especie bastante sensible a las molestias humanas y a la alteración del hábitat. Presenta un área de distribución mundial muy amplia; en nuestro país, sin embargo, se reproduce de forma muy escasa y localizada, aunque durante el invierno su número aumenta de modo considerable.
                                                


Buitre leonado
A este si que lo conozco y además desde que tenía uso de razón, puesto que los veía llegar al muladar surcando los cielos paymogueros hasta dejarse caer, como si fueran paracaidistas sobre el lugar donde se depositan los cadáveres de los animales muertos. También los he visto, muchos años más tarde, caer como moscas víctimas del veneno con el que el hombre elimina a las “alimañas” que son contrarias a sus intereses.
Pero ahí siguen, sobreviviendo, y desplazándose con facilidad pasmosa sin mover un músculo.
                                              


Alcaudón real
Mayor que su pariente próximo el alcaudón común lo he visto en solitario, buscándose una buena altura para dominar la situación y tener controlado su territorio. Se deja ver menos, pero no deja de tener todas las características de estas especies de minirrapaces frecuentes en nuestras dehesas.
                                               


                                                      Alondra común
Siempre me fascinó esa capacidad de permanecer en el aire, en el mismo sitio, con movimiento rápido de alas y trinando al mismo tiempo. Conocida, poética y referente de las personas a las que les gusta madrugar. Una delicia.
                                                 

10 comentarios:

  1. Hoy nos invitas a volar en una entrada con aves, qué bueno que nos las presentes.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María, bienvenida a este vuelo al que nos invitan estas aves.- Un abrazo

      Eliminar
  2. Algo me enseñas, amigo. Lo he disfrutado.

    Abrazo + buen finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo, em alegra saberlo.- Un abrazo

      Eliminar
  3. Una pena lo de los buitres envenenados.
    En Las Hurdes me acerqué a un muladar. Lo hubieras disfrutado pues había varios buitres negros. Me alegra que cada vez sea más difícil acercarse a estos lugares.
    La alondra también me gusta mucho, desde la infancia. Hace una semana se acercó una y disfruté de su canto.
    ¿Para cuando los vencejos? ;)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja, todo irá llegando, querida amiga, ahora estamos en primavera y se acumula el trabajo para las aves... todo llegará.- Un abrazo

      Eliminar
  4. Buen trabajo J. R. No conocía a la cerceta común y el macho es precioso. Gracias por hacernos volar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Sin duda, Conchi, es un pato de lo más vistoso. Gracias a ti, por pasar y dejar tu impresión.- Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hermoso vuelo, amigo José, y buen post. Feliz Día de la Poesía. Un abrazo.

    ResponderEliminar

¿Y ahora qué? ¿No me vas a decir nada?