martes, 12 de febrero de 2013

Por el Cáucaso

330 ¿Cómo van esos carnavales, Gon?, casi no duermo, pero me estoy empapando, supongo que esto no quitará…¡eeehh!, ni lo menciones, Alba, me gusta la fiesta pero no dejo de dar el callo: ayer mismo le entregué al jefe la última entrega del encarguito de las plazuelas, ¡vale, vale!, ¿qué me dices de la foto 72?, la Antonio Porpetta, esa misma, me ha parecido una sorpresa, dado de quien viene, porque la de José Valle entra más dentro de la normalidad, ya lo creo, Alba, viene de la otra casa, hay una línea de continuidad y es más lógico, lo mismo te digo de la irrupción de Nelly, en fin… cosas propias de la actividad que nos da vida, ¡jolines, qué parrafada!, es que hoy estoy inspirado, Alba, dormido pero inspirado, así qué ¿qué más quieres saber?, pues ya puestos, háblame de María, de Vero, de Trini, de Fernando, ¡Fernando!, ¿no me digas que no sabes que ha estado por aquí Fernando?, no me había dado cuenta, ¡ves!, ya no pareces tan despierto, ¡qué dices!, anda, déjate de tonterías y vamos con algo más serio ¿tú como crees que se debe escribir: quillo o quiyo?, lo dices por lo que nos planteaba Nelly ¿no es cierto?, ajá, como ella plantea “quillo” es apócope de chiquillo, pero cuando yo puse en boca del protagonista la palabra “quiyo”, no la estaba escribiendo yo, sino que la estaba diciendo él ¿me entiendes?, creo que si, lo que hace falta es que nuestra amiga también lo haga, es cuestión de hablarlo con ella ¿no?, pues eso, ¿qué tal Tolstoi?, ya me queda poco Alba, después de “La muerte de Ivan Ilych”, este personaje montañés con el que ahora ando enfrascado me está deparando algunas sorpresas, ¿Hadyi Mura?, ese mismo, por cierto, Gon, eso guarda cierta similitud con “La leyenda de la fortaleza de Suram”, ¿y eso qué es?, la película del director Sergei Paradjanov, ¡qué cosas más raras ves, Alba!, pues tiene que ver con Rusia, lo mismo que tu libro, ¡ya, pero Tolstoi!, pero Tolstoi, pero Tolstoi…hay que conocer otros mundos, Gon, no te encierres, ¡de acuerdo!, pero después de los carnavales…¡ja,ja!...¡anda y que te zurzan!

4 comentarios:

  1. Bueno, al menos no lo va a dejar para después de Semana Santa:)

    Hace mucho que leí a Tolstoi, creo que ahora me sería imposible:)

    Vuestras lecturas se escapan de mis órbitas:)

    Saludos y carnavales, que es lo que toca.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, de mi órbita
    Lo que se sale de mis órbitas es esta manía que tenéis de poner la palabreja antispam.

    ResponderEliminar
  3. Me gustan los autores rusos aunque Tolstoi no es mi favorito, pero tiene obras realmente interesantes.

    Me cuesta dejar comentario.
    Escribo y se pierde la plantilla. Vuelve y desaparece lo escrito.

    Abrazos

    ResponderEliminar

¿Y ahora qué? ¿No me vas a decir nada?