viernes, 2 de octubre de 2015

Sierra de Baza


                                                       Diciembre de 1999

Gran descubrimiento el de Cortijo Floranes en la Sierra de Baza; reúne todas las características para los que nos gusta estar en el campo sin lujos, con montañas cercanas y en compañía de buenos amigos.
Las escuelas-taller hay que pensar que dan resultados y consiguen poner en marcha instalaciones que de otra forma estarían abandonadas. Floranes es un antiguo cortijo con dependencias para estar a gusto, con mucha leña, buena chimenea y caminos cercanos desde los que emprender la aventura del día.
Desde el primer momento tuvimos como objetivo pisar la nieve por muy alta que estuviese; y desde la puerta de la casa se la veía lejana. No obstante como había un sendero bien marcado que hacía posible el acercamiento, nos pusimos en marcha en una mañana agradable para caminar. El bosque no nos abandonó en ningún momento y la primera etapa concluyó a los pies de un arroyo donde el agua había acabado con un pasarela de madera. A partir de aquí el sendero se hizo más confuso y fuimos guiándonos de forma intuitiva para localizar la cima blanca que veíamos desde la casa. Dejamos señales en el camino para la vuelta y casi sin darnos cuenta nos encontramos con una amplia pista de tierra que nos deja en el cortijo de Arredondo. Continuamos nuestro caminar con una frondosa vegetación por todos lados, pasamos un área recreativa y comenzamos a preguntarnos por donde andará la gente metida en este “puente” de la Inmaculada, ya que no se ve un alma por ninguna parte.
Hemos de retroceder sobre nuestros pasos si queremos llegar a pisar la nieve; así lo hacemos, tras descubrir en el camino una larga procesión de orugas que se desplazan como si de vagonetas de tren fuesen y que tienen como aliciente el cercano bosque de pinos. Allí las dejamos y nos concentramos en intentar llegar a la cima del Rapa ,lugar donde se encuentra la nieve. Se estira el grupo y al rato quedamos tan sólo dos componentes para llegar a la cumbre. Hemos de superar un gran desnivel, pero ello no nos amedrenta y poco a poco abandonamos la vegetación arbórea para irnos encontrándonos con aquella otra que pegada a ras del suelo, combate mejor el frío, el viento y la nieve.
Para nosotros el día sigue siendo claro y al tiempo que ascendemos nos vamos dando cuenta de la fabulosa que es esta sierra vista desde lo alto. El picón de Gor, el Santa Bárbara, el Calar Alto, todos los grandes picos, así como Sierra Nevada se nos abren en un momento a medida que ascendemos y nuestros poros comienzan a recibir el premio del esfuerzo que estábamos realizando. Un tercer componente del grupo nos sigue de lejos, lo perdemos de vista y tan solo nos encontraremos con él una vez coronada la cumbre. Poco más tarde, llegamos al vértice geodésico, nos extasiamos con todo lo que nos rodea y nos refugiamos en unas rocas del frío para devorar el almuerzo del día. Una vez los tres juntos, buscamos los restos de nieve para tener el placer de pisarla y llevarnos una muestra a la casa.
La bajada se hace cómoda y al regresar por el mismo camino, no encontramos dificultad alguna para dar con el cortijo, aunque la noche ya nos estaba acechando. Recibimos por teléfono móvil la llamada desde el campamento base y la confirmación de la llegada del resto de expedicionarios procedentes de Sevilla. La ducha y la cena nos reconforta para pasar una agradable velada a los pies de una enorme chimenea. Allí preparamos nuestra obrita de teatro y nuestra partida de cartas, donde los más jóvenes se lo pasan en grande. Una buena dormida y hasta el día siguiente.

8 comentarios:

  1. Querido José, transmites muy bien ese día en la Sierra de Baza. Yo también he hecho el recorrido con vosotros mientras leía esta entrada y he disfrutado mucho. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, María José, por tu visita. Siempre es agradable leer comentarios como el tuyo, cómo no. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Lo narras con sumo gusto, amigo. Qué bien!

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo, por tu esperada visita.- Un abrazo

      Eliminar
  4. Me ha encantado poder hacer este paseo con vosotros y me parecía estar contemplando el paisaje que nos dibujas ¿a que jugabais con las cartas?¡¡Me hubiera gustado participar!!.

    Un abrazo J. R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conchi: me alegra saber que lo has disfrutado. Los juegos de mesa siempre forman parte de estas reuniones, que además de entretenernos, nos lo pasamos en grande. Puede que algún día coincidamos y puedas participar en directo.- Un abrazo

      Eliminar
  5. Nos trasladas allí desde tus letras, imaginando las escenas, amigo Arruillo, un placer leerte.

    Un beso dulce de seda poético.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María, por tus palabras. Esa es mi intención, que todos lo viváis, aunque sea en la distancia.- Besos

      Eliminar

¿Y ahora qué? ¿No me vas a decir nada?