jueves, 7 de abril de 2016

Cuatro días en Tabernas I

Sobre una crónica del año 1993                                   Todas las fotos son de la red
Primer día
Habíamos llegado al pueblo a las 11’30h de la noche tras un viaje lleno de incidentes y 400 kms a las espaldas.
Al día siguiente, por la mañana, conocemos el Centro Experimental de Energía Solar próximo a Tabernas y aunque no podemos visitarlo por no ser día adecuado, sacamos algunas ideas al menos del exterior. Todo alrededor presenta un aspecto desolador, propio de la zona, aunque a lo lejos se puede ver nieve. El observatorio de Calar Alto se deja ver y las chumberas se multiplican mostrándonos la importancia del agua por estos lugares. Ni un árbol, tan sólo un núcleo aislado de eucaliptos y multitud de arbustos de retama. En el fondo arenoso del suelo se observa vida vegetal con predominio de plantas pinchosas de corte redondeado y baja altura.
Por la tarde visitamos los poblados del Oeste preparados para lucimiento de cara al turismo. Desde un montículo cercano se divisa una buena panorámica del desierto con ramblas o cañones secos y paisajes típicos de películas de pistoleros de Hollywood.

La fauna observada es escasísima, reduciéndose a una lagartija colirroja y una colonia de abejarucos próximos a unas colmenas. A ras del suelo puede verse una cubierta blanquecina como líquenes o salitre y cristales de cuarzo bien trazados. Presenta aspecto de riqueza vegetal, destacando por su rareza una especie de espárragos con flores blancas y amarillas en sus extremos.
Tabernas es el quinto municipio más grande de la provincia de Almería, con una extensión de 282 Km2, situado a 30 kilómetros de la capital y a 404 m. de altitud. Lugar donde se encuentra el “Paraje Natural del Desierto de Tabernas”, que comparte su extensión con otros municipios como Alboloduy, Gérgal, Gádor y Santa Cruz.
 Presenta un paisaje subdesértico, con casi tres mil horas de luz al año y terreno margoso, desprovisto de vegetación, que fue utilizado antaño para el rodaje de numerosas películas; hoy en día todavía se ruedan spots publicitarios y algunos filmes.
Paralelo a Tabernas discurre un barranco profundo de paredes débiles y por tanto de formas caprichosas, con cuevas en algunas zonas y donde la única agua consiste en desperdicios y residuos de la población. De no ser por ello constituiría una rambla de extraordinario interés.
De gran popularidad es su Semana Santa, donde el tambor se convierte en protagonista y en la cual se disputa el protagonismo de la puerta de la iglesia tanto los estorninos como los capirotes de los nazarenos.
Segundo día
Emprendemos la tarea de acercarnos al ParqueNatural Cabo de Gata, el cual posee un Centro de Interpretación bastante decente. Desde allí nos acercamos a una zona de marisma y salimos donde se encuentra una colonia de flamencos chapoteando. A la altura de la playa de la Almadraba existe una rica vegetación que en plena primavera se encuentra en todo su esplendor: cigüeñuelas, limícolas, anátidas, se dejan observar en un día claro y sin que el sol castigue demasiado. Ascendemos por una estrecha carretera hasta el mirador de las Sirenas, donde se encuentra el faro y una construcción moderna muy acorde con el paisaje.
Desde allí hasta el pueblo de San José está cortado al tráfico para que los cicloturistas puedan gozar en todo su esplendor de estos parajes marítimos.





Una incursión hacia el interior nos descubre la gran abundancia de palmitos, sementera de trigo, cuevas, trigueros y hasta refugio para el cazador de turno.
Por la noche en Tabernas volvemos a los santos, con el cristo de peluca, la virgen con cirios eléctricos, la plaza de la iglesia repleta de público escuchando al cantaor que lanzaba al micro su saeta desde la azotea del círculo mercantil. Tres o cuatro bandas de tambores y cornetas y la señora de las pipas que no daba abasto con el puesto portátil de chucherías.


Aunque se desconocen los orígenes de la Semana Santa de Tabernas debido a la destrucción del archivo parroquial de Tabernas, el azar de una incautación de las Constituciones de cuatro de sus asociaciones realizadas antes de concluir el siglo XVIII y la fortuna de haberlas localizado en el archivo municipal almeriense ha permitido rescatar buena parte de la historia de Tabernas durante la edad moderna y poner al alcance de su población actual cuatro constituciones que hace dos siglos se habían dado por perdidas.


4 comentarios:

  1. Me gusta viajar por tus escritos. La provincia de Almería tiene muchos contrastes. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo que me alegro, amiga. Gracias por la visita.- Un abrazo

      Eliminar
  2. No viajo Prefiero leerte Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede viajar con la lectura, lo entiendo porque a mi una salida me da muchas vidas como puedes comprobar.- Un abrazo

      Eliminar

¿Y ahora qué? ¿No me vas a decir nada?