lunes, 24 de diciembre de 2012

¡Feliz Nochebuena!

324
—¿Qué tal D. José, preparando la cena?

—Para comérmela, Alba, yo no soy cocinilla. En un día como el de hoy, me ha parecido oportuno tomarme con vosotros un cafetito, que ya hace tiempo que no coincidimos.

—Ya lo creo, D. José, le estaba preguntado yo a Alba por lo mismo. ¿Es verdad que ha sido usted capaz de leerse “Las correcciones” de J. Franzen?

—¡Cómo eres, Gon!, claro que he sido capaz ¿o es que crees que dedicándome a esto no leo nunca?, tengo muchas cosas que hacer, pero también leo ¿qué te crees?

—Bueno, bueno, no se me enfade usted, hombre, que yo también he sido capaz de leerme “Olive Kitteridge” de E. Strout, que no es moco de pavo.

—Perdona, perdona, Gon, pero no es lo mismo…le hecho un capote, jefe, es que este muchacho…Franzen no es que escriba raro, es que es muy pesado, parece que le encargan los libros al peso, ni punto de comparación con el libro de Strout, que en apariencia es muy sencillo, pero eso es debido a lo bien escrito que está y a lo conciso.

—¡Gracias, Alba!, pero se me defender solo, no creas, mis obligaciones gestoriales me impiden estar tan al tanto como vosotros, pero hago lo que puedo, quizás más de lo que Gon pueda sospechar. Por Cierto Alba ¿cómo llevas la lectura de Colinas?

—Una maravilla, jefe, me ha parecido un perfecto regalo el que usted me ha hecho al permitirme conocer a un poeta en toda la extensión de la palabra.

—Al que tuviste el gusto de conocer en Vandalia.

—Así es, ya le digo que esa antología de poemas me ha dado una idea cabal de su obra.

—D. José, no es por nada, pero yo estuve el otro día en el homenaje a Onofre Rojano.

—Lo se, lo se, Gon…

—Presentó su libro “La ciudad transida”, y aquello estuvo de animado que no se puede usted imaginar. ¿Lo ha leído?

—Ya sabes que no es lo mío, Gon, pásale el libro a Alba que para eso lleva esa sección.

—¡Jefe!, tengo un atraso de no te menees en las lecturas; además como nos encargó usted lo de Bach, lo de Pablo Neruda y lo de Zoido…

—Vamos a ver, vamos a ver, Alba, no me líes.

—Eso Alba, no nos líes.

—Está bien: El concierto de la Misa en Si Menor de J.S. Bach a cargo de la Orquesta Sinfónica Hispalense y el Coro de la misma Universidad fue todo un lujo. De la película “El cartero y Pablo Neruda” ¿qué os puedo decir?, poesía en estado puro y en cuanto a la ocurrencia de la nieve artificial en la Plaza de San Francisco…cosa de los tiempos que corren, que ya puede nevar en cualquier parte…hasta en Sevilla..y ahora os tengo que dejar que he de comprar el pavo para esta noche..
FELIZ NOCHEBUENA.

2 comentarios:

  1. Que la magia de la navidad llene tu vida de amor, tu corazón de alegría, y que todos tus sueños se hagan realidad en el nuevo año que va a comenzar. Felices fiestas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Os veo más literarios y culturales que cocinillas. A saber cómo salió la cena:):):)

    Felices Fiestas

    Abrazos

    ResponderEliminar

¿Y ahora qué? ¿No me vas a decir nada?