jueves, 12 de enero de 2017

Por el camino


               
                           Sigo presentando a mis ilustres amigos de tantas tardes de paseo.
                                                Algunas imágenes son de la red
Ánsar común
Lo he visto más en los parques públicos que en plena naturaleza, salvo en alguna visita a Doñana que bien en vuelo o bien en las dunas lo he podido observar. En cualquier caso impresiona su porte.

Milano negro
Ha sido una dura batalla hasta dar con los prismáticos adecuados para no confundirlo con el milano real, que se deja ver con mayor facilidad.
                                             

Aguilucho cenizo
Da gusto verlo planear por la campiña en busca de alguna presa. Siempre solitario, pero con la responsabilidad innata de alimentar a sus polluelos. Tiene la mala costumbre de anidar en el suelo, en medio de los sembrados y eso para un ave de su envergadura es un problema cuando llega la hora de la recoger la cosecha, pero en fin, puede que los genes le cambien algún día.

Alcaudón común
Descarado. Se planta frente a ti haciéndose visible. No tanto como la tarabilla o el petirrojo que son como perritos falderos, pero por ahí anda. Es de los pájaros vistosos en su librea de macho y no le importa hacer una demostración de sus dotes de caza si la ocasión se presta a ello.
                                       

6 comentarios:

¿Y ahora qué? ¿No me vas a decir nada?