jueves, 3 de diciembre de 2015

Cumbres borrascosas



París sigue estando en la cresta de la ola. Lo de esta semana nada, o casi, tiene que ver con los lamentables acontecimientos de la pasada, aunque el cambio del clima si que tiene que ver con los malos hábitos de la especie humana. La Tierra es poderosa y estará por encima de nosotros nos pongamos como nos pongamos, pero aunque solo sea por un requerimiento moral debemos conservar lo bueno que nos ofrece  —léase bosques, agua limpias, capa de ozono y algún que otro etcétera— para que nuestros descendientes tengan un resquicio donde desarrollar su vida. No espero milagros, no confío en las cumbres, pero hay que llevarlas a cabo, aunque sea nada más que para que salgan a relucir lo que dicen los científicos y las ongs que de verdad se preocupan por este asunto más allá del mercantilismo puro y duro.
La verdad es que es una situación ardua y compleja, así que para no desmerecer y continuar con un atisbo de esperanza me satisface comentar que hace poco estuve con un grupo de visitantes recorriendo Cortegana y sus alrededores. El motivo era visionar la película Loreak de Jon Garaño y José Mari Goenaga, que representará a España en Hollywood. El pueblo, que conozco desde hace mucho, nos recibió con un día frío donde los haya, aunque el agasajo fue genial, desde la visita a la última fábrica de tapones de corcho que queda en los alrededores, pasando por conocer los secretos del castillo —aquí me acordé de mi amiga Conchi, que tanto gusta de ofrecer a los internautas este tipo de lugares—, entrando en el restaurante Brasería Cine Martín, lugar emblemático dónde los haya puesto que ha aprovechado lo que fue una sala de cine, pequeña en dimensiones, para reconvertirla en un restaurante lleno de detalles cinematográficos, con lo cual para los amantes del séptimo arte es todo un detalle. La Academia del Cine español ha elegido este filme para competir como candidata española en la LXXXVIII edición de los Premios Oscar en la categoría de Mejor Película de Habla no inglesa y convertirse así en el primer filme en euskera que representará a España en los Oscar. Después de haber sido también el primer filme en lengua vasca que competía al premio de mejor película en los Goya.


Siguiendo con el mismo tema, quiero hacer mención al programa de La2 de Tve  Historia de nuestro cine, puesto que nos está permitiendo visionar, de forma cómoda, una serie de películas que han pasado como de puntillas por la televisión por aquello de la fuerza del imperioso cine norteamericano, por la censura, por intereses políticos, por intereses comerciales y vaya usted a saber por cuantos más, siempre en perjuicio del espectador. A mi entender, todo un acierto que se nos permita conocer el verdadero valor de nuestro cine.

Sobre libros quiero hablar de tres títulos: Niebla de Miguel de Unamuno, Wicked de Gregory Maguire y Todo ese fuego de Ángeles Caso. El primero de ellos porque ha servido de motivo de encuentro en nuestra tertulia de la Casa de las Sirenas. Hemos descubierto la complejidad de una novela dentro de su aparente sencillez.


Lo innovador de su autor para enfrentarse a los vericuetos del amor y de la muerte. Y en los dos siguientes por la coincidencia —me resisto a pensar en otras causas— del arranque de ambos libros aunque nada tengan que ver el uno con el otro: un pastor religioso, con familia a su cargo, que pierde a su mujer y en la que destaca una hija. Madre mía, madre mía.

 Luego, la trama de uno (Wicked) es pura fantasía y la del otro es una biografía novelada (las hermanas Brönte), pero hubo un momento que se me erizaron los pelos. Prometo seguir hablando de estos libros.
Termino con mi emocionado recuerdo del Saint Denis que conocí en el verano de 2007 y pensando en la boina que se ha cernido sobre la capital de España, formulo un deseo: hagan las cosas como es menester, señores de negro, y dejen que sigamos respirando un aire limpio en el sentido más amplio de la palabra.

8 comentarios:

  1. Y todos nos reíamos de Kevin Costner en 'Waterworld' ...

    Un saludo, José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, Rafael, lo cierto es que cuando escribía este artículo pensaba en esa peli, entre otras cosas. Gracias por la visita.- Un abrazo

      Eliminar
  2. Cada día la población se conciencia más con el reciclaje, la crisis nos ha traído una nueva creatividad para ser más conscientes y aprovechar más y mejor las cosas que nos rodean. Menos optimista soy con esas cumbres donde lo que importa, antes que nada, es el interés económico. Te dejo un cálido abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, amiga, me gusta ser optimista,pero en esto no tengo demasiada confianza. Feliz puente.- Besos

      Eliminar
  3. Menos mal que los libros nos distraen de la crisis sino estaríamos hundidos con tanta catástrofe y barbarie.

    Un beso dulce de seda poético.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María, por dejarme tu impresión. Y menos mal que están los libros, claro.- Un abrazo

      Eliminar
  4. Hola J. R. El clima es un asunto muy espinoso y por muchas cumbres que hagan, no será fácil llegar a un acuerdo, hace mas de 30 años que debían de haber comenzado tomando medidas sobre el calentamiento global y ahora se está llegando al límite.
    Gracias por acordarte de mi cuando estuviste Cortegana, buscaré información para hacer una entrada del castillo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conchi: gracias por dejar tu comentario. Como vamos nada más que a lo inmediato, estas son las consecuencias.- Un abrazo

      Eliminar

¿Y ahora qué? ¿No me vas a decir nada?