viernes, 25 de diciembre de 2015

Encuentro


Ante un hombre de piel negra, dos policías uniformados se detienen. Gorriones, palomas y tórtolas cesan en su incansable actividad, hasta un niño deja de botar el balón. El hombre mete la mano en su bolsillo, extrae un mechero y prende el cigarrillo de uno de los policías.

2 comentarios:

  1. Se me desborda la imaginación con todo lo que puede venir a continuación... :D

    Besos y cava

    ResponderEliminar

¿Y ahora qué? ¿No me vas a decir nada?