lunes, 17 de agosto de 2009

Porque es preciso mantener la llama

91 ¡Válgame Dios! la que está formada en la mesa de trabajo. En cuanto se falta un tiempo, esto se convierte en una auténtica leonera; pero bueno, hoy no toca hablar de esto. Toca colgar este poema, que me estaba esperando:


Porque es preciso mantener

la llama,

ha de vencerse su fiereza.

Devoran

cuanto encuentran a su paso.

Caen

incesante las hojas

y clavan dentelladas mortales

mientas sonreímos indefensos.

Los besos duermen

el letargo de la enorme

velocidad de partida.

Amarillea

el candil y un día

nos damos cuenta

que los versos son sólo líneas,

frases.

El cúmulo de horas

nos estrangula las venas;

recuperar las caricias

se convierte en cruzada

contra el fiel deslizamiento

de las arenas del

reloj.

Si se agotara la llama

¿qué sería de nuestros antepasados?

De aquellos

que ocuparan versos de amor

eterno

en la primera fila

de la lista de los principales.

Aunque no haya ojos que reflejen

y los bellos no se ericen

al contacto de la piel,

saludemos

la presencia del fuego interno

que surge semiesporádico

para evitar víctimas

por congelación.

El locutor de radio acababa de informar de un ataque contra Somalia. Otra vez EEUU. Una multitudinaria manifestación recorre las calles den centro reclamando mejoras salariales mientras Zapato Veloz nos sigue recordando que posee un tractor amarillo. A uno le viene a la memoria aquel otro señor que tenía un tanque rosa. Y los del Vacie—aquí cerquita—no disponen más que de ratas y las tapias del cementerio por si algún día surgiera un artista de estos que utilizan las paredes a modo de lienzos gigantescos.


4 comentarios:

  1. ¿Si se agotara la llama qué sería de...?, me evoca muchas respuestas, gracias por tus versos y por estar,
    un abrazo, LILIA

    ResponderEliminar
  2. Sí señor,hay que mantener la llama. En todos los momentos todos.
    El sábado y el domingo estaré en Sevilla.
    Besitos a Nerea.
    Y a ustedes.

    ResponderEliminar
  3. ...trote
    manso
    del
    alma
    hecha
    de
    pasion
    con
    tus
    letras
    al
    emerger
    venidas
    flores
    del
    arbol
    que
    tu
    corazon
    nos da
    hecho
    mar
    al sentir
    arruillo
    vertise
    en
    afluente
    de versos...


    desde mis --horas rotas--- te digo arruillo

    felicito por tu blog que acaricia el alma y

    te doy un fuerte abrazo desde la mia:



    afectuosamente, jose
    ramon...

    ResponderEliminar
  4. 03/01/2010 at 13:30

    Muy bello poema. Supongo que la llama, el fuego que no debe apagarse, simboliza el arrojo y la necesidad de seguir luchando por nuestras causas. También me ha gustado la referencia a Somalia, uno de los países árabes que pasa más desapercibido en los medios de comunicación.
    Saludos.

    ResponderEliminar

¿Y ahora qué? ¿No me vas a decir nada?